domingo, 25 de marzo de 2012

Tema: Los jóvenes de hoy Texto: Josue 1:8.

Tema: Los jóvenes de hoy
Texto: Josue 1:8.        


Consejos para la juventud    
Alégrate, joven, en tu adolescencia, y tenga placer tu corazón en los días de tu juventud. Anda según los caminos de tu corazón y según la vista de tus ojos, pero ten presente que por todas estas cosas Dios te traerá a juicio.
Quita, pues, de tu corazón la ansiedad, y aleja de tu cuerpo el mal; porque la adolescencia y la juventud son vanidad.
Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud: antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: “No tengo en ellos contentamiento.

1.- ¿Porque debo permanecer apegado a mi familia?
Respuesta: Dios desde el principio nos hace habitar en familia  y a través de la familia quiere reflejar al mundo su amor incondicional, nosotros somos hermanos en la fe llamados hijos de Dios y El es nuestro padre y el cielo es nuestro hogar en El somos familia.
     a.- Hay muchas cosas que como jóvenes tenemos que hacer y tenemos que saber que cosas debo hacer, si es asistir a la iglesia, un estudio bíblico o cualquier actividad espiritual que me inviten, O en ir a un partido de futbol, alguna fiesta con mis amigos o a ver alguna película etc.
La Biblia dice: mas buscad el reino de Dios y su justicia… Mateo 6:33.
     b.- Muchas veces los  jóvenes se sienten solo y deprimidos  ¿que hacer? Te recuerdo la depresión destruye. 
Muchas veces quieres estar con otras personas, pero cuando estas con ellas te sientes solo. Salmo 142: 4, 5, No hay quien me quiera conocer; No tengo refugio, ni hay quien cuide de mi vida. Clamé a ti, Ho Jehová; Dije: Tú eres mi esperanza, Y mi porción en la tierra de los vivientes.

     c.- hay malos pensamientos que a veces surgen entre los jóvenes , porque vienen malos pensamientos Y es porque nuestro mayor menú del día (lo que comemos) es “basura que  entra y basura sale”. Una dieta barata y mundana te dará una digestión espiritual y cambiara tu mente aun criadero de malos pensamientos. Cuando le permites a tu naturaleza carnal controlar tus pensamientos, encontraras que es más difícil hacer lo bueno. Y eso muchas veces provoca el deseo de no leer la Biblia y este es el problema el menú que comemos.
Leer la Biblia no ciento ganas 7. Orar no ciento ganas. Rom. 7:19 Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago.

2.- Consejo: es importante entender  lo único que nos proporcionara buena vida es cobijarse en el Señor.
     a.- Ejemplos de jóvenes en la Biblia:
a.1. Abel, fue un joven de bien, reconocido como bueno y la ofrenda que ofreció a Dios fue la mejor agradable. Gen. 4:4.
a.2. José, fue un joven con mucho temor a Dios, rechazo la tentación a la mujer de Putifar, Gen. 39: 7,9.
a.3. Josue, fiel ante Dios, y declaro que serviría a Jehová aunque quedara solo. Deut. 1:38.  Josue 24:15.
a.4. Daniel, en prudente y mucha sabiduría. Daniel 2:14.
a.5. Juan deseaba estar con Jesús, se recostaba con Jesús. Juan 13:23.
a.6. Timoteo, su fe pura, legitima y original la cual deberíamos tener 2timoteo 1:5.
a.7. Tito, Pablo le llama verdadero hijo en la común Fe. Tito. 1:4.
a.8. Jesús, con mejores cualidades, joven que se entrego a la obra de Dios, y siempre delante del Señor. Luc. 2:42.

Génesis 4. Un Corazón al Descubierto.
En este 4º capítulo, Caín también toma tres decisiones equivocadas. Búscalas.
1º. 4:3. 2º. 4:5 y 8. 3º. 4: 9.
Y Dios Miró.
¿Prestaste atención al versículo 5? ¿Qué es lo que Dios mira?
Aquí hay un doble mirar de Dios. Mira a Caín y mira su ofrenda.
En el versículo 4 también hubo un doble mirar de Dios: miró a Abel y miró su ofrenda.

¿Te das cuenta lo que significa esto?
Dios primeramente miró al hombre que ofrendaba y después miró su ofrenda. Y su mirada fue de agrado para Abel y de desagrado para Caín. No es posible separar la ofrenda del hombre. La ofrenda es una expresión de la persona.
Para que te resulte más claro: todo lo que haces y lo que le das o no, a Dios (tiempo, dinero, esfuerzo, talentos, capacidades, etc.) es un reflejo de tu corazón.
Dios hubiera aceptado la ofrenda de Caín si su corazón hubiera sido recto. Pero Dios miró su corazón y encontró allí cosas que no le agradaron. Dios no lo rechazó a Caín, pero sí rechazó su ofrenda, porque no había en él un corazón conforme a Dios.
Quiero que entiendas esto: Dios sabía cuánto se había sacrificado Caín (trabajar la tierra no es para flojos ni para perezosos), y sabía cuánto anhelaba Caín que su ofrenda fuese aceptada, pero para Dios pesa más lo de adentro. Lo de adentro revela exactamente cómo somos.